Zannini se arrepiente

(DE NO HABERSE SACADO UNA FOTO CUANDO SE VACUNÓ)

Invito a tomarse un minuto para leer lo que el hombre histórico de la mesa chica del kirchnerismo dijo exactamente en las últimas horas. Me tomé la tarea de transcribirlo, va textual:

Periodista: ¿Te arrepentís de haberte vacunado?

–No, porque yo sabía que estaba en las condiciones legales de poder vacunarme. El 20 de diciembre surge la resolución 2883, se firma, yo acudo a la autoridad sanitaria porque estoy incluido… están incluidos mayores de 60 años, con enfermedades prevalentes y además como autoridad decisional, se podía hacer y fui y lo hice. Me arrepiento de no haber sacado la foto en el momento, que nos hemos sacado fotos con los que estaban…

Periodista: Tu mujer… no recuerdo si también estaba en la lista, ¿de eso sí te arrepentís?

–No, no… porque no es… no hemos cometido ninguna violación de norma. Sí me arrepiento de darles la oportunidad de que nos critiquen, pero eso es un problema, digamos, ellos no necesitan que yo cometa errores para criticarme. Es más, hay gente a la que le he dicho “yo le explicaría si usted estuviera dispuesto a escuchar”, “no, qué te voy a escuchar si vos siempre fuiste un hijo de puta”… Bueno, entonces el problema no estaba en lo que yo haga. Nunca el problema está en lo que hacen. Yo no siento por esos culpa y, es más, a Horacio Verbitsky le dije “estás equivocado, no tenés que actuar con culpa porque vos tenés derecho a eso porque sos una personalidad que necesita ser protegida por la sociedad”. El problema surge de la falta de vacunas, no de quién se vacuna.

Hasta ahí la transcripción. No sólo no se disculpa sino que redobla la apuesta en la justificación. Quizá parezca un detalle tonto, pero en el momento en que dice yo sabía que estaba en las condiciones legales de poder vacunarme, Zannini se toca la nariz, un gesto que en lenguaje corporal significa que alguien va a mentir a sabiendas (así como cruzarse de brazos en una discusión es ponerse a la defensiva, o ponerse un dedo tapando la boca cuando otro habla es no decir algo que uno está pensando, en general contrario a lo que dice su interlocutor). Quien haya visto en su momento Lie to me, o los informes de TVR (programa muy afín al kirchnerismo, dicho sea de paso) analizando el lenguaje gestual en la política argentina usando recursos de Lie to me, sabrá de lo que estoy hablando.

Siempre se menciona a Zannini en términos de el hombre que le cuidaba la firma a Cristina y antes a Néstor, el cerebro de la ingeniería electoral y judicial de Santa Cruz, el poder en las sombras; ex integrante del Tribunal Superior de Justicia de Santa Cruz designado por Kirchner luego de haber sido su funcionario, esto hace ya un par de décadas; ex representante del gobierno de Alicia Kirchner en el directorio del Banco Santa Cruz en los últimos años antes de regresar a la Nación, entre varios etcéteras de su carrera política.

A estos títulos apenas resumidos, siempre grandilocuentes, siempre detrás de bambalinas, sumémosle estos otros conceptos de uso más corriente que todos entendemos: lo que hizo Zannini y queda claro en esta entrevista es una verdadera chantada, una enorme mentira, de una gran caradurez.

Incluso la frase que, él mismo cuenta, le dijo al periodista Verbitsky: sos una personalidad que necesita ser protegida por la sociedad, termina por ser una perfecta definición de privilegio.

De vacunado VIP.

Imagen levemente intervenida de la entrevista a Zannini en el programa «Brotes verdes» del muy buen periodista Alejandro Bercovich

Un comentario sobre “Zannini se arrepiente

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s