El fuego otra vez, que bajen la bandera, soberbia y reciclado, un consejero

Nota escrita para http://www.elrompehielos.com.ar, publicada el 12 de octubre de 2019: una sección que lleva el nombre ‘Apuntes de la realidad y otras ficciones de Río Gallegos‘, que por ahora no tuvo continuidad.

Incendio en el vaciadero. Fotografía de Christian González Santana.

QUE BAJEN LA BANDERA

A comienzos de semana el diario Tiempo Sur publicó: “Referente político en contra de izar la bandera LGBT con la nacional”. El hombre en cuestión es Ítalo Bringas, en estos años la cara visible de la delegación local del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. Ex concejal radical entre 2003 y 2007 en Río Gallegos, Bringas es uno de los adherentes al radicalismo que simpatizó con Cambiemos desde 2015.

La nota señala que Bringas “indicó que apoya a los vecinos de Tolhuin, los que juntaron firmas contra la ordenanza que permite el izamiento de la bandera LGBT en un mástil paralelo al pabellón nacional. ‘Si izaran la bandera Pro Vida, también estaría en contra’, aclaró”, dice el diario.

Los lectores fueguinos de EL ROMPEHIELOS sabrán mejor los detalles de la polémica. Aquí Bringas apoya “la iniciativa de los vecinos” que juntan firmas en Tolhuin. “Lo que aprobaron los concejales está en contra de la legislación nacional y es increíble que se haya aprobado una norma en contra de la ley”, responde el funcionario.

En un tramo de la entrevista el (o la) periodista pregunta: “Entonces ¿estaría en contra de que la bandera LGBT sea izada en el mástil de Kirchner y San Martín?”.

Sí. Al igual que cuando festejan los hinchas de River o Boca que allí colocan la bandera del equipo, del mismo modo me parece mal y lo he reclamado y por eso no por ejercer su derecho van a estar por encima de la legislación. Si izaran la bandera Pro Vida también estaría en contra– responde Bringas.El funcionario aclara que no tiene que ver con su fe y prácticas religiosas sino “con cuestiones ya legisladas y por el respeto a los símbolos patrios. La bandera argentina representa a todos, pro abortistas, pro vidas, LGBT y es una cuestión de identidad nacional. No se puede discutir ni parcializar para un sector u otro”.

La (o el) periodista se tomó el trabajo de indagar en “la legislación nacional” a la que hace referencia el funcionario. Dedica varios párrafos al asunto para concluir que tal prohibición no está escrita en ninguna ley ni decreto nacional vigente.

Bringas, quien dice que “del mismo modo” le parece malcuando los simpatizantes de Boca o River celebran izando sus banderas en el mástil de Kirchner y San Martín –esquina principal de la ciudad–, viene de desarrollar su campaña a diputado provincial centrando sus argumentos en el eje Pro Vida.

Semanas antes de las elecciones de agosto publicó en redes sociales un flyer con la inscripción “Orgullo hétero”, donde se lo ve junto a su esposa y sus hijos.

SOBERBIA O DEMOCRACIA

Este domingo 13 y el próximo 20 de octubre todos los candidatos a presidente de nuestro país deberán afrontar los dos debates presidenciales a que los obliga la Ley 27.337, sancionada en noviembre de 2016.

Estimo que todas las personas a quienes les interesa más o menos en serio la vida política de Argentina recuerdan aquel debate entre Daniel Scioli y Mauricio Macri que aconteció días antes del balotaje de 2015.

Hace unos días, mi cuenta de Facebook me trajo al presente un texto bastante cursi que escribí en caliente –fui ese día un ciudadano casi emocionado– luego del primer debate presidencial en la historia democrática argentina. Fue el 4 de octubre de 2015 y allí estuvieron Sergio Massa, Mauricio Macri, Margarita Stolbizer, Nicolás Del Caño y Adolfo Rodríguez Saá. Scioli, el gran ausente, no estaba obligado a asistir por ley como lo están ahora quienes debatan este domingo.

En Río Gallegos no hay norma que obligue a los candidatos y candidatas a intendente a confrontar sus ideas en un debate, como tampoco existe una ley provincial que lleve a confrontar en pie de igualdad a los candidatos y candidatas a la gobernación. Sería saludable.

Con todos los problemas que tiene nuestra democracia representativa –que está muy lejos de ser una democracia participativa–, sería interesante que se garantizara por ley una instancia de exposición e intercambio plural y horizontal entre quienes pretenden conducir la vida político-institucional de una ciudad o de la provincia.

Sin embargo, algo de esto aconteció la última semana en la capital provincial. Invitados por la Universidad Nacional de la Patagonia Austral (UNPA), ocho de los catorce candidatos y candidatas a intendente asistieron al ciclo “Democracia, política y candidatos en la universidad”. Ya para las elecciones de agosto se había iniciado este ciclo con los candidatos y candidatas a la gobernación. Si hacemos memoria de manera rápida, la UTN organizó instancias similares en 2011 y 2015, y el ISES –de la Casa Salesiana– lo hizo en la elección de medio término en 2009. Todo ello, sólo si contamos la última década.

De todo lo que dejó para repasar y analizar lo sucedido en la UNPA el último lunes y martes, me interesa detenerme en un aspecto central en este tipo de convocatorias: las ausencias.

Los ocho candidatos y candidatas que asistieron son: Daniel Murgia, Cristina Aranda, Santiago Gómez y Pablo Fadul el lunes; el martes lo hicieron Mauricio Gómez Bull, Daniel Roquel, Fabián Leguizamón y Juan Manuel Valentín.

Pablo Grasso, Roxana Reyes, Jorge Cruz, Daniel Peralta, Ariel Varela y José Luis Gómez decidieron no participar.

De los elementos que pueden rondar en torno a la decisión de no asistir a una convocatoria que tiene que ver con dar la cara frente a la comunidad y confrontar ideas en pie de igualdad de manera horizontal, esto es, con valores ligados a un espíritu que podríamos llamar democrático; de todas esas posibles razones, me quedo con dos.

Una, no están a la altura del cargo que ostentan.

Dos, el cálculo pragmático y la soberbia son rasgos más fuertes que la democracia que dicen practicar.

EL FUEGO OTRA VEZ

Avivado por los fuertes vientos, el fuego en el vaciadero, nuestro basural a cielo abierto, volvió a ser noticia y a generar preocupación. Sucedió en la tarde-noche del miércoles.

A propósito, les comparto este texto de abril de 2014:

Nuestro basural humea casi a diario desde hace un par de años y eso evidencia que el municipio no está haciendo las cosas bien.

Lo sufren más quienes se asentaron ilegalmente a un costado del vaciadero, un área que estaba destinada en los papeles a ser un pulmón verde que nos protegiera de él, precisamente. El viento, por lo general, lleva las columnas de humo hacia el río y hacia el mar, y atraviesa la reserva natural de aves migratorias que abarca toda esa zona. Y cuando sopla hacia la ciudad, también el viento complica la vida de quienes viven en las cercanías de la cancha Enrique Pino (¿pueden jugar al fútbol con ese aire contaminado?).

Muchos de quienes allí dentro queman la basura, se supone, son personas que cirujean recolectando desechos útiles y materiales reciclables. El municipio debería impedirlo, aunque no haciéndolo saca la ventaja de darle más vida útil, quemando la basura, a un lugar que está al punto del colapso y mal ubicado desde hace años.

Ya en 2001, cuando el intendente era el mal recordado Héctor Aburto, aparecía en un documento oficial la obra de “Traslado del vaciadero” y, en la misma época, profesionales en medio ambiente y afines consultados por la comuna hablaban de la necesidad de darle fin al viejo basural.

Así nos deshacemos de la basura en Río Gallegos en 2014: como se hacía hace unos treinta años atrás. Como lo hacen las comunidades quedadas en el tiempo.

Así estamos.

***

Hasta ahí el texto. Así estamos era el nombre del programa de radio que hacíamos entonces, cuando los incendios en el vaciadero ya eran cosa frecuente. Si un problema se mantiene durante cinco años y medio, no estamos igual. Estamos peor.

Aquel intendente de 2014, Raúl Cantín, al año siguiente no terminaría su mandato. En la actualidad está procesado en la causa judicial que investiga el destino de las partidas millonarias que venían de Nación para realizar la obra del nuevo vaciadero.

El jueves por la mañana escuchaba en radio a un periodista que detallaba la noticia del último gran incendio en el vaciadero. Y contó al aire que habló del tema con el intendente Roberto Giubetich hace unos días, en ocasión de la presentación de su lista de candidatos a concejales. El periodista contó que el intendente le aseguró que la obra del traslado del vaciadero se verá por fin concretada antes de terminar su mandato el 10 de diciembre.

Que así sea.

TODO SE TRANSFORMA

El periodismo suele poner el ojo en lo no resuelto, en lo problemático, en lo discutible de la cosa pública. En lo personal creo que, en general, (casi) todo es discutible.

Entonces, desde esa perspectiva, hablar de noticias es hablar de malas noticias. Si se trata del Poder en alguna de sus formas, coincido con el pensamiento del Perro: el periodismo debe cuestionar y sacar a la luz lo que no se quiere mostrar.

Dicho esto, también creo que el periodismo puede poner el ojo en las buenas noticias: aquellas cosas que suceden y que son positivas en cuanto a su impacto en las personas, en cierta comunidad.

Todo este material, todas estas cosas, ¿desde hace cuánto las venís juntando?–, pregunté bastante asombrado al ver la cantidad de latas de conserva, de botellas plásticas, de bolsas de nylon y papel de diario, todo junto en la habitación.

Hace cinco o seis meses–, respondió entusiasmada.

En el caso del nylon, fui testigo de cómo en estos meses se iba juntando dentro de botellas plásticas limpias en la cocina. No lleva tanto tiempo y es cuestión de incorporarlo en los hábitos hogareños. El caso de las latas de conserva, o las de cerveza, es bastante más trabajoso: dejar en agua, remojar, enjuagar.

El Fiat Uno terminó con el baúl y el asiento trasero completos y arrancó rumbo al gimnasio municipal Juan Bautista Rocha.

Horas después leí en el diario La Opinión Austral las declaraciones de Teresa Ponce, la referente local del Hospital Garrahan, que estaba acompañada por una coordinadora nacional de la Fundación: “pensamos en ecología, solidaridad y educación, porque este programa educó a muchísima gente que empezó a comprender la importancia del reciclado”.

EL CONSEJERO

–¿Qué idea hiciste en tu cabeza que pensaste que acá, en esta ciudad, como en miles de otras, los otros piensan en el “bien común” del modo en que vos lo hacés en tu cabeza, en tu ilusión? ¿Acaso no saliste cinco minutos a la calle? ¿Qué tenés en común con ese tipo de mierda que mira a todos con soberbia, o con esa mina que habla de ese modo? ¿No ves que por esa razón, por ese pragmatismo si querés, por esa realidad tan evidente es que esto es puro individualismo, puro egoísmo? Por eso, cada tanto, vos te terminás desencantando como se desencanta un chico cuando se da cuenta de que Papa Noel en realidad no existe. Por eso, además, te sentís solo. Porque, no jodamos: ¿quién nos metió en este baile? ¿Qué es esta vida? No seas boludo. Yo no te digo que te cagués en todo. No. Pero no seas tan iluso: rompé de una vez con esa “verdad” solamente creada en tu cabeza según la cual al resto le importa –y ese resto son todos– lo que vos hagas desde que te levantás hasta que te acostás, como si les importara “tu aporte a la humanidad”, tu idea del granito de arena para que algo esté mejor. Y mientras te digo esto al final pienso: ¿te estoy diciendo que seas más individualista, que pienses más en vos, incluso en la gente más cercana, pero que te cagués un poco en el resto? Sí, ponele que sí, te estoy diciendo eso.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s